La espera


Antes que suene el presuroso timbre
y abran la puerta y entres, oh esperada
por la ansiedad, el universo tiene
que haber ejecutado una infinita
serie de actos concretos. Nadie puede
computar ese vértigo, la cifra
de lo que multiplican los espejos,
de sombras que se alargan y regresan,
de pasos que divergen y convergen.
La arena no sabría enumerarlos.
(En mi pecho, el reloj de sangre mide
el temeroso tiempo de la espera.)


Jorge Luis Borges 

8 comentarios sobre “La espera

Los comentarios están cerrados.