Waldo

Waldo decide tomarse un descanso tumbado en la fresca hierva, Su postura pensativa hace pensar que esta tramando algo. ¿Estará Waldo pensando como cansar a la juguetona e inquieta Purpurina?

Ángel o Demonio

El demonio enamorado de aquellos sentimientos del ángel

Totalmente desconocidos para el.

¿Que era aquello que sentía y dolía a la vez?

¿Como apagar aquel amor que no habían buscado?

Cielo e infierno los separa,

Pero no querían separarse.

¡Se amaban!

El demonio amaba la dulzura y bondad del ángel.

El ángel con su amor anuló lo perverso del demonio.

El fuego y el agua no son compatibles,

Pero el amor todo lo puede,

Decidieron irse a la tierra y vivir su amor

Al margen de la perversidad del infierno

Y lo místico del cielo.

Porque siempre hay un medio para vivir en paz y amor

Sin sobrepasar los límites del mal o del bien.

En la tierra no hay nada malo, lo malo lo hace el hombre,

Tampoco hay nada perfecto en el cielo.

Pero con amor, respeto y tolerancia a los demás.

¡Nada es imposible!

Un demonio puede llevar un ángel en su interior,

Y un ángel su propio demonio.

Tan solo tenemos que aprender a sacar lo mejor de nuestro ¡yo!

Puri Cid.

La Rosa

La rosa

Tu vida es un gran río, va caudalosamente.
A su orilla, invisible, yo broto dulcemente.
Soy esa flor perdida entre juncos y achiras
que piadoso alimentas, pero acaso ni miras.

Cuando creces, me arrastras y me muero en tu seno;
cuando secas, me muero poco a poco en el cieno;
pero de nuevo vuelvo a brotar dulcemente
cuando en los días bellos vas caudalosamente.

Soy esa flor perdida que brota en tus riberas
humilde y silenciosa todas las primaveras.

Autor del poema: Alfonsina Storni